Inicio » Artículos especiales

Planet of the Titans, la película que nunca fué

[ 27 Ago 2013 | Por: Guillermo Calderón | 3 comentarios ]

El Club Star Trek de España ha sido autorizado a publicar en español una selección de artículos de la web Forgotten Trek, una página que, en palabras de sus creadores, está dedicada a desvelar en Internet los tesoros de Star Trek más allá de lo que se vio en el cine. Agradecemos desde aquí a Nick Ottens su amabilidad al dejarnos utilizar este riquísimo material. Ahora que se ha estrenado la nueva película de Abrams, no nos dejamos de preguntar qué pinta hubiera tenido Planet of Titans.

Planet of Titans, la película que nunca fue

Antes de Star Trek: La Película fue Star Trek: Phase II, y antes de Phase II fue Planet of the Titans, una película de Star Trek escrita por Chris Bryant y Allan G. Scott. El guión fue rechazado y el presidente de Paramount Barry Dillen sugirió a Gene Roddenberry que era la hora de retomar Star Trek en su contexto original; una serie de televisión y así fue como Phase II nació. Pero empecemos por el principio. A Roddenberry le gustó como trataba el guión de Bryant y Scott al personaje de Kirk en la historia Planet of The Titans, guión que fue entregado en octubre de 1976.

PhilipKaufman

Philip Kaufman

Al mismo tiempo que se empezaba a trabajar en el guión, Philip Kaufman fue contratado para dirigir la película, este hecho motivó que surgieran conflictos entre Kaufman y Roddenberry sobre cómo debería ser la película, tanto Scott como Bryant se sintieron atrapados en ese fuego cruzado, a esto se unió el hecho de que incluso la misma Paramount tampoco tenía muy claro qué película quería hacer. Viendo que les resultaba imposible escribir un guión que satisficiera a todas las partes dejaron la producción de mutuo acuerdo. Fue entonces cuando Philip Kaufman se hizo cargo del guión “Mi versión estaba construida en torno a Leonard Nimoy, como Spock y Toshiro Mifune como su Némesis”, decía Kaufman. “Mi idea no era hacer una película dirigida exclusivamente a los fans, sino una película para adultos, que tuviera que ver más con temas como la sexualidad y las grandes preguntas y menos con lo extravagante y raro. Una gran película de ciencia ficción repleta de todo tipo de preguntas sobre la naturaleza de Spock, explorando su dualidad humana y no humana. Tener a Spock y al personaje encarnado por Mifune viajando por el espacio. Estoy seguro que los fans se hubieran enfadado pero creo que hubiera dado lugar a un nuevo tipo de ciencia ficción.”.

Ralph-McQuarrie-Enterprise2

Rediseño del Enterprise a cargo de Ralph McQuarrie

La historia de Bryant y Scott comenzaba con una Enterprise a toda velocidad empeñada en el rescate de la angustiada nave estelar Da Vinci.

El Enterprise llega demasiado tarde, la Da Vinci ha desaparecido pero los supervivientes han sido rescatados. Durante el rescate, Kirk es sometido a un shock electromecánico que le provoca un comportamiento errático que culmina con su decisión de enviar una lanzadera a un planeta invisible. Kirk desaparece sin dejar rastro y Spock ordena que el Enterprise vuelva a casa. Tres años más tarde, una Enterprise renovada tiene una nueva tripulación, Spock ha dimitido, ha caído en desgracia en la Federación y está purgando su mitad humana en Vulcano. La Enterprise, al mando del capitán Gregory Westlake, es enviado al lugar de la desaparición de Kirk. Justo como Spock predijo, se descubrió un nuevo planeta, uno que podía ser el mítico planeta de los Titanes, el mundo de una raza perdida y supertecnológica. Sin embargo, el planeta está a punto de ser engullido por un agujero negro; el que rescate a los Titanes tendrá el control del destino del universo.

La Enterprise hace una escala en Vulcano para recoger a Spock, que en un principio se niega a ir. Sin embargo, durante sus exámenes en Vulcano, Spock tiene la revelación de su propia muerte, esta certeza lleva a Spock a acompañar definitivamente a la Enterprise para completar su destino. La nave llega al planeta, ahora parcialmente visible, y que está atrapado por las fuerzas circundantes. Encarando casi una segura destrucción, el platillo de la Enterprise se separa permitiendo a la sección de ingeniería trabajar sola mientras el platillo se estrella en el planeta.

El equipo de salida aterriza y comprueba que es un planeta inhóspito y salvaje y con las ciudades envueltas en llamas. Spock se reencuentra con Kirk, que ha sobrevivido como un hombre salvaje junto a otros seres atrapados. Cuando finalmente el equipo de salida encuentra a los dueños de este mundo descubren que no son los Titanes benevolentes que ellos esperaban, sino a los salvajes e increiblemente peligrosos Cygnans. Los Titanes hace tiempo que desaparecieron. Nuestros héroes se enfrentan con los alienígenas y encaran un dramático final. En el intento de escapar de los Cygnans, que se habían transportado a bordo del Enterprise antes de que el platillo se elevara para reunirse con la nave, Kirk sumerge la nave en el agujero negro para salvar a la Federación de los Cygnans. Durante el viaje a través del agujero negro, los Cygnans son destruidos y la Enterprise emerge de nuevo en órbita alrededor de la Tierra. Pero es la tierra del amanecer de los tiempos; una gran verdad se revela a los hombres; el hecho de que son los mismos Titanes los que tripulaban el Enterprise.

La película iba a ser producida en Inglaterra bajo la supervisión de Jerry Isenberg como productor ejecutivo. Ken Adam, de James Bond, como diseñador de producción mientras que Ralph McQuarrie, quien acababa de trabajar en Star Wars, fue contactado para diseñar la nueva Enterprise.

Ralph-McQuarrie-Enterprise

Dibujo de McQuarrie basado en conceptos de Ken Adams

Enterprise-concept-by-Ken-Adams

Boceto a cargo de Ken Adams

Muchos de sus diseños son bocetos, no basados en ningún guión, incluyendo descripciones de la Enterprise acercándose a un asteroide. Tras la cancelación del proyecto por Paramount en mayo de 1977, los diseños de Adam y McQuarrie quedaron en un cajón hasta que Jefferies los reutilizó para actualizar la Enterprise.

 

|

Autor: Guillermo Calderón

3 comentarios »

  • Ignacio Builes dice:

    Genial, un esfuerzo encomiable y un detalle de Nick Ottens en compartir.

  • georges dice:

    Un guión muy ambicioso. Me ha pillado de sorpresa esta nueva revelación.

  • Juan Antonio Campos dice:

    Plantea cuestiones profundas y finales radicales propios de las películas de ciencia ficción de la época. Sin duda hubiera sido interesante que la hicieran, aunque supongo que habría que haber hecho una segunda en la que hubiera otro agujero negro o una vueltecita por el sol para volver a su presente y continuar la saga. De cualquier modo, esa Enterprise no termina de enamorarme.

Escribe tu comentario

El CSTE se reserva el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan un lenguaje inapropiado, sean considerados spam o muestren una conducta irrespetuosa hacia el resto de usuarios.