Inicio » Artículos especiales

Sexismo y feminismo en Star Trek.

[ 4 Mar 2014 | Por: Guillermo Calderón | 4 comentarios ]

Aprovechamos la celebración del 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer) para proponeros la lectura de este artículo que hemos encontrado por la red y que es un fragmento de otro mayor dedicado a la transcendencia social de Star Trek. En este caso se centra en el trato que le dio Star Trek a los papeles femeninos, donde por cierto, nuestra serie preferida no sale muy bien parada. En todo caso nos parece muy interesante su lectura y esperamos que a vosotros también.

Las bellísimas Chicas de Mudd

Las bellísimas Chicas de Mudd

El movimiento feminista contemporáneo comenzó a finales de los años 60. Los mayores progresos en los derechos de la mujer en Estados Unidos estaban todavía por llegar, pero el movimiento fue ganando en fuerza para enfrentarse a la creciente ola conservadora y reaccionaria.

Star Trek estaba destinada a colisionar con el movimiento de los derechos de la mujer de una u otra manera. La actitud de Star Trek hacia la mujer fue en un primer momento muy progresista sin embargo las circunstancias no permitieron que la posición de las mujeres con sus compañeros masculinos fueran de total igualdad. Al contrario de un principio, la serie pareció asumir el estatus quo imperante en la época en cuanto a la relación entre los sexos, y esa circunstancia influyó definitivamente en los papeles femeninos.

Majel Barret en el papel de “Número Uno”

Star Trek tuvo la oportunidad de tener a una mujer en un papel fuerte con autoridad y posición relevantes, pero se desechó esta oportunidad prefiriendo papeles más convencionales, más cortos de lo que un principio estaba previsto o que reafirmaban el rol tradicional de la mujer. Para Karen Blair, el resto de personajes femeninos que aparecieron en Star Trek eran una suerte de mujeres-objeto que eran eliminados al final de cada episodio.

En la primigenia concepción de la serie y durante el primer capítulo piloto, el guión incluía un personaje llamado Número Uno, la primera Oficial del USS Enterprise. Una oficial fuerte, fría y casi sin emociones, se pretendía que ella tuviera experiencia y conocimientos superiores a los del capitán sobre el funcionamiento de la nave. Número Uno (a ella nunca se le dio un nombre propio) pasó del papel al episodio piloto de la serie; The Cage producido en 1964. Interpretada por Majel Barret, ella se comportaba como una oficial muy competente y autoritaria, muy celosa de su deber. Cuando el Capitán Pike está reclutando a su equipo para investigar el accidente del Columbia en Talos IV, Pike proponer dejarla en la nave, pero no porque fuera una mujer sino porque era consciente de que era la oficial más experimentada y capaz si había algún problema con el equipo de salida.

Cuando los ejecutivos de la NBC dieron su aprobación a la producción de la serie ordenaron la desaparición de Número Uno. Nimoy razonaba en un programa tipo “detrás de la cámara” sobre Star Trek producido años más tarde, que la audiencia no se identificaría con una mujer con tanto poder en una nave estelar. Desafortunadamente el sexismo impidió que un personaje moderno se estableciera por actitudes tan conservadoras. Con Número Uno se fue también su uniforme, que difería poco de los que llevaban los hombres. A lo largo de toda la serie después de los dos episodios pilotos (el segundo llamado Where no Man has Gone Before, que fue el finalmente aceptado) todos los personajes femeninos se vistieron con minifaldas en vez de los pantalones de Número Uno y de otros personajes femeninos del episodio piloto. (Aunque su personaje fuera eliminado Majel Barret volvió a la serie como la enfermera Christine Chapel, un personaje más acorde con las mentes de los ejecutivos de la cadena.

Uhura

En el episodio Mirror Mirror, la tarea de Uhura es desviar la atención del Sulu paralelo de su posición de timonel para que Scotty pudiera desviar potencia hacia el transportador para devolverla a ella, Kirk, McCoy y a Scott a su verdadero universo.Sacando ventaja del deseo que profesa el Sulu paralelo sobre ella, lo distrae con un movimiento sensual para inmovilizarlo una vez que el indicador del puesto del timonel se enciende para indicar que la potencia ha sido transferida. Ella tiene que defenderse del enfadado Sulu paralelo con un cuchillo y lo hace bastante bien. Nichelle Nichols tuvo mucho trabajo con su interpretación y peleó mucho para mantener el estatus de su personaje.

Con la desaparición de Número Uno, la imagen de la mujer en Star Trek solía ser, en el mejor de los casos ambivalente –oscilando entre la creencia implícita de la igualdad entre hombres y mujeres y la incapacidad de llevar a cabo de una manera tangible lo que se está profesando. En general, la tripulación femenina del Enterprise era muy sumisa, observando pasivamente la acción o sirviendo al esfuerzo masculino..

Los personajes de la Teniente Uhura y la soldado Janice Rand explican esta ambivalencia muy bien. La Teniente Uhura, interpretada por Nichelle Nichols, es la oficial de más alto rango del Enterprise durante las tres temporadas que duró la serie. La Teniente Uhura es la Oficial de Comunicaciones y la cuarta en la jerarquía de mando de la nave. Tener a una mujer en tan prominente posición a bordo de la nave era verdaderamente asombroso para una serie de televisión de los sesenta. Casi nunca se la presenta como un personaje estereotipado incapaz de desenvolverse sin la ayuda de un hombre. Como personaje fuerte y feroz, ella es capaz de cuidarse a sí misma muy bien.

En una entrevista con David Gerrold, Nichelle Nichols dijo que en el guión de un episodio, la teniente Uhura asumiría el mando de la nave ya que los oficiales superiores estaban en el planeta, pero el guión fue reescrito para excluir esa escena.Nichols se enfureció cuando se enteró de este cambio. “Cuando estás en el espacio en una situación peligrosa no te vas a comportar como una damisela diciendo; “¡¡¡Capitán, Capitán… sálvame!!!” Nichelle Nichols se lanzó entonces a asegurar un papel prominente para la Teniente Uhura y todas las mujeres a bordo de la nave. (Mucho también puede hablarse de Uhura como mujer negra en un papel importante a bordo de la nave, pero eso se discutirá más tarde.)

Janice_Rand,_2266_closeup

La soldado Janice Rand

Desafortunadamente, otro papel femenino importante no tuvo la progresión de Uhura. La soldado Janice Rand, interpretada por Grace Lee Whitney, llegó a ser la clásica damisela rubia sumisa siempre angustiada en minifalda que sí podría existir en un ambiente masculino.Sus principales deberes a bordo del Enterprise son darle a firmar a su capitán las órdenes, llevarle café y otros deberes típicos de una secretaría de un cerdo machista. La soldado Rand fue especialmente mal tratada en el episodio La Maniobra Corbomita, donde ella aparece como una dama gloriosa que entra en el puente llevando café caliente al capitán y asegurándose de que se toma las pastillas.

El episodio también incluye un comentario bastante sarcástico sobre lo que Kirk le iba a hacer a quien le había asignado a una mujer soldado. La serie echó el freno al sexismo manifiesto hacia la soldado Rand, aunque nunca dejo de ser una mujer objeto sexual para la tripulación masculina a la que podían ver una y otra vez. En el episodio Miri la soldado Rand declara de forma delirante que siempre había intentado que Kirk le mirara las piernas, que estaban muy descoloridas debido a una enfermedad debida a un experimento de prolongación de la vida que se había intentado en los adultos del planeta varios cientos de años antes.

Ella también fue capturada por los niños y retenida hasta que el capitán Kirk la rescató. Más adelante, el personaje fue eliminado por la adicción de Withney al alcohol y a las pastillas de adelgazamiento. Irónicamente, Withney no sólo le gustaba el traje que llevaba en la serie, sino los papeles que en ella tenía. Ella pensaba que “cuantas más piernas salieran en pantalla mejor se vendería la serie”. Mientras otras actrices, en particular Nichelle Nichols pugnaban por papeles más largos e importantes, Withney ayudaba a perpetuar el sexismo y el clásico juego de roles en la serie con su papel de la Soldado Rand, y los escritores, productores y ejecutivos de la serie estaban más que encantados de complacerla.

En lo que se refiere a los roles femeninos en Star Trek, Karen Blair propone en su artículo Sex and Star Trek que los roles femeninos en la serie ayudan a “afirmar las fantasías masculinas en el más directo y burdo modo”. Blair sostiene que los personajes femeninos, especialmente los creados específicamente para algunos capítulos, caen el concepto de Simone Beauvoir de mujer objeto en un mundo dominado por lo masculino.

Ella pone el foco en tres episodios Réquiem por Matusalén, El parpadeo de un ojo y La marca de Gideon  y en los personajes femeninos que son presentados como estrellas invitadas que son eliminados a la conclusión del capítulo.

star-trek-babes-louise-sorel-as-android-rayna-kapec-in-requiem-for-methuselah

Rayna

En Requiem…, el Enterprise ha llegado a un planeta habitado por el misterioso Sr. Flint y si “hija” androide Rayna, en la búsqueda de un medicamento para erradicar una plaga que se ha desatado en su nave. La bella Rayna es extremadamente inteligente pero aparece falta de emociones humanas. Flint recaba la ayuda de Kirk para desarrollar las emociones humanas en Rayna, que acaban en un conflicto entre el amor que siente por Flint y el que siente también porque Kirk, conflicto que acabará en su muerte. Según Blair, Rayna es la mujer objeto por excelencia, la imagen masculina de lo femenino encarnado por un androide para que le haga compañía. El supuesto moral es que uno no puede programar o controlar su amor por alguien, pero desde una perspectiva feminista una sí puede preguntarse qué tipo de amor quiere, qué tipo de persona busca, en definitiva, qué vida quiere para una misma.

En el episodio El parpadeo…, la Enterprise responde a la angustiosa llamada de un planeta cuya raza se está extinguiendo. Los extraterrestres están de hecho muy excitados intentando teletransportarse a la Enterpise con el equipo de salida y capturar la nave antes de que nadie se dé cuenta. Los hombres del planeta son estériles y a las mujeres no se les deja otra opción que asegurarse de que hombres del espacio exterior respondan a la llamada angustiosa. Deela elige al capitán Kirk para que sea su pareja pero Kirk no cede al deseo de ella de volver al planeta. Ella consigue poca o ninguna recompensa por su esfuerzo.

Odona

Odona

En La Marca de …,  el personaje femenino Odona se presenta voluntaria a la misión de pasar tiempo con Kirk para contraer en lo posible las distintas enfermedades mortales a las que Kirk haya estado expuesto en su vida. Ella tiene que hacer eso porque debe ser la portadora de enfermedades que acaben con la superpoblación que sufre su planeta. Odona muere recibiendo la aprobación de los televidentes. “Odona, el banco de gérmens es aplaudida, Kirk, el banco de esperma no digamos”. En definitiva, Blair siente que Star Trek falla en proveer a las televidentes femeninas de personajes que sirvan como modelos femeninos viables en un ambiente ideológicamente dominado por el hombre.

Claramente, Star Trek prestó poca atención a las mujeres, ya sea de este lado o del otro de la pantalla. Se rechazó la oportunidad de abrir nuevos caminos en el ámbito de los derechos de la mujer y optó por un papel en gran parte pasivo y secundario para sus personajes femeninos. Esto es un reflejo de los Estados Unidos durante la década de 1960 cuando el movimiento feminista estaba empezando a cobrar impulso, pero no pudo ejercer la fuerza que llegó a durante la década de 1970.

Extraido de Star Trek: A Phenomenon and Social Statement on the 1960 by J. William Snyder, Jr.
Traducción: Guillermo Calderón

|

Autor: Guillermo Calderón

4 comentarios »

  • Julian
    Julian dice:

    Menos mal que después la cosa cambió, y aparecieron la Consejera Troi, las doctoras Crusher y Pulaski, Las Dax, Kira Nerys, Ro Laren, la Capitana Janeway, T´Pol….todas ellas mujeres fuertes y decisorias.

  • Fatima Rodriguez dice:

    Star Trek una serie romántica, durante muchos años se pensó que Star Trek se limita a los viajes espaciales y a seres de distintas apariencias. Sin embargo, si se visualizan desde el punto de vista afectivo, en la mayoría se observa un mensaje de amor. Seres que se enamoran pero que sus sueños no pueden realizarse por distintos motivos, la distancia, la profesión de cada uno, la apariencia física, la muerte. Durante los casi 22 años que administro el club de fans en Lima,Perú, he descubierto que son más las damas que le agradan la obra que caballeros, ellas observan en cada capítulo como quien lee un poema de amor, nunca escuché que existiera discriminación, y yo como mujer tampoco lo veo, esas escenas son normales en la vida femenina.

    http://startrekperu.blogspot.com/2013/05/star-trek-una-serie-romantica.html

  • JRA dice:

    No estoy de acuerdo. En la serie clásica hay que recordar que el primer episodio piloto fue rechazado por la NBC, precisamente entre otras por tener a una mujer de primer oficial. Por tanto Roddenberry les dio el protagonismo, que podía darle, según la época, que no hay que perder de vista.

  • Mireia dice:

    Yo acabé hasta las narices de que Kirk se besara con todas las mujeres que pasaban por la serie. Él mismo era un estereotipo de ligón y, a menudo, bravucón (la diplomacia no era su fuerte).También es una lástima que oficiales como Uhura no tuvieran más protagonismo, pero en la época en que se emitió la serie, entiendo que costaba mucho introducir tantos cambios de golpe. Suerte que, como dice Julián, en las siguientes series esto cambió.

Escribe tu comentario

El CSTE se reserva el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan un lenguaje inapropiado, sean considerados spam o muestren una conducta irrespetuosa hacia el resto de usuarios.